Soy un negro resentido

Hace un tiempo empece a leer El Anticristo por Friederich Niestche. De todo lo que escribe digamos que le sigo el hilo a un 75%. El 25% restante corresponde a menciones que hace el tipo a otros textos de filosofia de los que no tengo ni la mas palida idea. En sintesis y por lo que voy rescatando hasta ahora, se la pasa puteando con mucha bronca contra lo que considera antinatural como las religiones y en particular con todo lo que tenga que ver con la piedad. Su razonamiento parte de que ciertas costumbres o convenciones culturales indican entre "lo correcto" acciones antinaturales. Lease como natural para Niestche la supervivencia del mas apto, la supremacia del mas fuerte, la seleccion natural como sucede en el reino animal, donde el macho dominante garantiza la descendencia mas saludable.
Se olvida de lo antinatural que es el ser humano mismo como para meterlo en la misma bolsa con el resto de los nobles animales que no hace mas que procurar su supervivencia de modo inevitable e instinctivo.
Señala sin vergüenza que tener piedad por los mas debiles, los que se cagan de hambre, los enfermos, los deformes, los retrasados mentales, representa una grave debilidad del hombre moderno. Un retroceso, un estancamiento. Y menciona entre toda esta guarangada la necesidad de "dejar que la natural supremacia de unas minorias muestren el camino hacia un hombre mejor".
Todo esto me hizo pensar demasiado.
Este post se titula "soy un negro resentido" porque lamentablemente lo soy. Y digo lamenteablemente porque a pesar de tenerlo asumido me cuesta decirlo sin culpa. Siento que soy el unico morocho al que en la escuela apodaron "el negro". Cariñosamente, como si diciendo esto estuviera justificado olvidar mi nombre. De hecho hubo tres o cuatro compañeros de grado que me llamaban por mi nombre de pila.
Obviamente no puedo exponer a viva voz mi desprecio por la gente a la que no le importa nada de esto, porque no esta bien visto y es dificil de explicar algo que se necesita vivir en carne propia para entender.
Siento vergüenza de la bronca que me da la señora que me mira con desconfianza al cruzarla por la calle y se pasa a la otra vereda "por las dudas".
Siento vergüenza del odio que me despierta el vendedor que no me atiende con una sonrisa como al otro cliente (no negro) y da un paso atras como si le estuviera apuntando con un arma por debajo de la ropa.
Si, es cierto. Soy un negro resentido. Y la discriminacion racial esta presente en la seleccion de personal en las empresas, que para ciertos puestos jerarquicos no toman gente que tenga una diferencia notable entre el color de la palma y el reverso de la mano.
Pero claro, no puedo decir todo esto porque suena a teoria de la conspiracion. Es incomodo escuchar a un negro resentido.
No saben lo incomodo que es estar de este lado haciendo de cuenta que no existe un lado u otro para que todos sigan creyendo que esta todo bien.

Es una lastima que las buenas costumbres no me dejen expresar libremente.

Entradas populares