Todas esas cosas sin respuesta.

Descubrir que somos una pareja dispareja.
Reconocer que las necesidades de uno pueden no ser las del otro.
Aclarar tanto que al final oscurece.
Reflotar barcos que nadie vio hundirse.

Al final hay que reconocer que somos un par de personas DIFERENTES que se pusieron de acuerdo en un plan comun; pero que cada uno como individuo carga con sus propios anhelos, frustraciones, sueños, y que se yo cuantas pelotudeces mas que hacen que de vez en cuando haya cortocircuitos, desencuentros, soledades, incomprensiones e indiferencias.

Puta que jodido es convivir.
Juro que si un dia despierto y descubro que todo fue un sueño no me vuelvo a casar, o a convivir bah...

Que se yo, si se me vuelve a cruzar mi jermu capaz que me caso como un pelotudo.


Habia una cancion de Alejandro Lerner que decia:

El misterio de crecer
De gozar y de sufrir
Y de todas esas cosas sin respuesta...

Entradas populares