Silbadores amateur

Siempre me las ingenié para sentirme un bicho raro...

La sensibilidad musical es algo con lo que se nace y se desarrolla más o menos dependiendo del entorno. También digamos que se puede aprender a afinar con mucha práctica y se puede abrir el oído si se lo ejercita intensamente pero si no se nace con una predisposición natural al oído musical termina siendo un misterio para la mayoría.
Tengo la teoría de que la afinación y el oído no son más que aplicaciones de la memoria. El humano afinado tiene en su cerebro una función exclusiva para el sonido de modo que lleva un registro intangible de como deben sonar las cosas cuando suenan en forma lineal y sobre todo cuando suenan al mismo tiempo. Con este sistema automático es capaz de detectar en el mismo instante cuando un sonido no encaja con el resto, como si esperara oír un sonido dentro de la gama que determina el contexto sonoro y todo sonido ajeno se percibe como incómodo. Así debe ser, pongamosle.
Vieron que difícil de racionalizar? Bueh, piensen en lo penoso y frustrante que es ese momento en que alguien escucha el pitido estridente del acople del micrófono con el parlante y lo confunde con desafinación.

Entradas populares