Bitácora de viaje

En camino a Ningunlugar
Desde siempre y hasta cuando
Un viaje que no inicié
Y que no voy a terminar

Desde chico imaginé
Un sendero junto al mar
En un vehiculo cualquiera
Y un atardecer constante

Al principio en el asiento de atrás
Asomado a la luneta
Viendo el camino que se va
Conducido por dos sordos

Si hubiera sabido entonces
Lo que aprendí después
Creía que ellos sabían
A donde debíamos llegar

Y seguí sin rumbo fijo
Siempre al lado del mar
Con ese sol que no se cansa
De caer por toda la eternidad

Me fui bajando en su momento
Dejando a los sordos con sus señas
Aprendiendo a manejar, a chocar
A parar y volver a arrancar

Y sumando primero una
Después dos y tres chicas
Que me pellizcan de vez en cuando
Cada vez que me duermo al volante

Me seban mate y cuentan cuentos
Y sacan fotos, bailan y abrazan
Y creen que yo sí sé
A donde debemos llegar

Cuando en realidad voy casi a ciegas
Con la vista al frente para no derrapar
Y una copiloto con un mapa sin señales
Que a veces me dice: -Vamos bien

Así seguimos rodando
En camino a Ningunlugar
Un viaje que no inicié
Y que no voy a terminar


Entradas más populares de este blog

La forma "correcta" de usar auriculares de oido?

Objetos de diseño argentino